Porqué las máquinas nunca pensarán

Para mí, uno de los aspectos más destacados del lanzamiento del Bradley Center fue conocer a nuestro amigo y colaborador Michael Egnor. Si bien durante algunos años tuve el placer y el privilegio de trabajar con el Dr. Egnor, el distinguido neurocirujano y neurocientífico, nunca lo había visto cara a cara.

Sus comentarios en la mesa redonda la noche del miércoles pasado fueron excelentes, como era de esperar. Prueba el nuevo sitio de Mind Matters. La esencia es esto:

El sello distintivo del pensamiento humano es el “sentido”, y el sello distintivo de la computación es la indiferencia hacia el “sentido”. Eso es, de hecho, lo que hace que el pensamiento sea tan notable y también lo que hace que el cálculo sea tan útil. Puedes pensar en cualquier cosa, y puedes usar la misma computadora para expresar toda tu gama de pensamientos porque el cálculo es ciego al “sentido”.

El pensamiento no es meramente computación. El pensamiento es la antítesis de la computación. El pensamiento es precisamente lo que la computación no es. El pensamiento es intencional. La computación no es intencional.

Las computadoras ejecutan cómputos, y “El pensamiento es la antítesis de la computación”. Es por eso que exagerar acerca de que las computadoras consigan conciencia es una tontería. Lo cual no significa que las personas no abusen del poder de la inteligencia artificial para lastimarse entre sí y dañar. Oh, eso va a ser malo, como Egnor también elaboró ​​en el evento. Más sobre eso cuando tengamos el video listo para ti.

Mike Egnor es un pensador y escritor notablemente claro, un científico con una rara sensibilidad filosófica y espiritual. Nuevamente, por favor, lea sus comentarios completos en Mind Matters.


Artículo publicado en inglés por David Klinghoffer

Foto: Michael Egnor en la inauguración del Centro Walter Bradley para la Inteligencia Natural y Artificial, por Nathan Jacobson.