Un velo se dibuja sobre nuestro origen como seres humanos

Darwinistas y creacionistas, gemelos rivales de muchas maneras, desearían que fuera de otra manera, pero se dibuja un velo sobre nuestros orígenes como seres humanos. Ese es el resumen más simple de Science and Human Origins, el nuevo libro de Discovery Institute Press.

En el lado del diseño inteligente del debate sobre la evolución, hemos hecho las paces con cierto agnosticismo. A partir de la evidencia científica, es obstinadamente incierto cómo surgieron los primeros humanos, ya sea de un linaje que incluye criaturas similares a simios y antepasados ​​mucho más sencillos o no.

Esto contrasta con la insistencia de evolucionistas teístas como Kenneth Miller y Francis Collins. Como señala Casey Luskin en el Capítulo 4, “Francis Collins, ADN basura y fusión cromosómica”, Miller y Collins hablan sobre la relación entre humanos y chimpancés como algo demostrado por pruebas tipo “caso cerrado”, “conduciendo inexorablemente” a una conclusión “virtualmente ineludible” de “antepasado común”.

Pero no es así. La evidencia de fusión cromosómica, por ejemplo, es sorprendentemente ambigua. En la presentación darwiniana, el hecho de que los humanos posean 23 pares de cromosomas y grandes simios 24 apunta claramente a un evento en el cual el cromosoma 2 humano se formó a partir de una fusión, dejando a su paso el signo distintivo del ADN telomérico, que normalmente aparece como una tapa protectora en el final del cromosoma, en el medio, donde no pertenece. Ergo, descenso evolutivo común.

Pero Casey explica, hay mucho error con esta inferencia. Incluso si hubo tal evento y los humanos alguna vez tuvieron 24 pares de cromosomas, no se sigue en absoluto que esto haya sucedido en algún pasado prehumano. Nada se interpone en el camino de imaginar un cuello de botella en la población humana logrando la extensión de un cromosoma 2 fusionado de parte de una comunidad humana primitiva a todo eso.

Pero la idea de que tal evento haya ocurrido no está nada seguro. El ADN telomérico estacionado en el medio del cromosoma 2 no es un fenómeno único. Otros mamíferos también lo tienen, a través de sus propios genomas. Incluso si fuera único, hay mucho menos de lo que esperaría de la amalgama de dos telómeros. Finalmente, aparece en una forma “degenerada”, “altamente divergente”, que no debería ser el caso si la unión sucedió en el pasado reciente, hace unos 6 millones de años, como sostiene la interpretación darwiniana.
Luskin concluye:

A diferencia de los defensores de la evolución darwiniana, los teóricos del diseño inteligente no están obligados a aceptar el ancestro común humano / primate como algo dado. Son libres de seguir la evidencia a donde sea que conduzca.

Por qué lleva a la ambigüedad es una buena pregunta, otra que la ciencia probablemente no pueda responder. Como dice el adagio: “Enséñale a tu lengua a decir: ‘No sé'”.

Sobre la pesada cuestión de la autodefinición humana, nos quedamos sin un tipo claro de conclusión de la Ciencia, libre para sacar conclusiones si lo deseamos de otras fuentes y consideraciones, para la frustración de darwinistas de todo tipo.


Artículo publicado originalmente en inglés por David Klinghoffer

Imagen: Discovery Institute Press