Tomando Muy Seriamente el Ateísmo

Recientemente, un hombre irrumpió en una iglesia en Sutherland Springs, Texas, y mató a tiros a 26 parroquianos (incluido un niño por nacer). Los antiguos compañeros de la escuela secundaria del asesino lo describieron como un ateo militante.

” El siempre estaba hablando de cómo las personas que creen en Dios somos estúpidos y siempre predicaba su ateísmo”, escribió la ex compañera de clase Nina Rose Nava en una publicación de Facebook, según el Daily Mail. “Lo eliminé de mi Facebook, porque no pude soportar sus publicaciones”.

Lo que plantea la siguiente  pregunta: ¿en qué medida fue la furia del asesino inspirado por sus creencias ateas? Obviamente, no estoy argumentando que los ateos como grupo toleren su acto, o que alguna vez consideren hacer algo como eso. Todas las personas decentes, normales, ateas y teístas, están horrorizadas por esta atrocidad. Sin embargo, la pregunta planteada sigue siendo razonable. Si el cuadro se hubiera cambiado, si, Dios no lo permita, las víctimas hubieran sido ateas en una convención de escépticos y el asesino hubiera sido un cristiano evangélico, la plaza pública estaría llena de especulaciones sobre el papel que la ideología o el cristianismo desempeñaba en hipotético crimen. Y creo que sería correcto. No podemos entrar en la cabeza del asesino de Texas (afortunadamente), pero las ideas sí tienen consecuencias.

Si buscas una reflexión sobre los motivos del asesino, no pierdas el tiempo buscando en blogs ateos, especialmente los que se centran en promover la evolución. Jerry Coyne lo menciona brevemente, sin meditar sobre por qué un colega ateo militante asesinaría a cristianos. Larry Moran no dice una palabra. El ateo militante Jeff Shallit no publicó nada. Panda’s Thumb, un blog grupal dedicado al mito de la creación del ateísmo, colocó una  publicacion burlandose del creacionista Ken Ham, el día antes del tiroteo. Pero nada desde entonces. La Fundación Richard Dawkins se limitó a ridiculizar la petición de oraciones del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. Sam Harris, quien escribió que “algunas proposiciones son tan peligrosas que incluso puede ser ético matar personas por creerlas”, no dijo nada sobre un colega ateo que mató a personas por sus creencias.

P.Z. Myers mencionó el asesinato masivo –  burlandose  de los cristianos que fueron asesinados por su co-religionista, mientras ridiculizaba a un pastor luterano que trataba de comprender el terrible evento:

Esto es una tragedia, y es un poco injusto castigar a los muertos por el fracaso de su fe. Podría estar de acuerdo en que tal vez este sea un momento apropiado para la empatía, en lugar de la burla. Pero espera … [.] ¿Entonces esos asiduos a la iglesia estaban orando para que Dios los matara? Amigo, eso es j **ido. Si es malo para los ateos burlarse de la sinceridad de los fieles, también es malo pretender que los fallecidos estaban orando por su desaparición, y Dios estaba siendo amable al enviar a un pistolero para volarlos … Veintiséis personas fueron asesinadas el domingo. Entonces, ¿podemos esperar que resuciten de entre los muertos el, estem, martes? ¿Fue el terror una parte necesaria de su “rescate” al cielo? ¿La sangre y el dolor y el miedo? Este tipo de Jesús es un personaje malo, desagradable … Ya sabemos que el objetivo de Dios es terrible, ¿pero ahora me dices que alguien puede orar para superar el resfriado, y Dios interpretará que eso significa que debe liberarlos de este mundo malvado y llevarlos a su gloria celestial con una bala en el cerebro?

Este es un tema de los bloggueros ateos militantes: Predican una ideología responsable de más violencia que cualquier persona conocida por el hombre, y repudian a los teístas por las atrocidades cometidas en nombre de Dios. Pero, cuando se trata de atrocidades ateas, los ateos militantes guardan silencio.

Muchos ateos sostienen que las atrocidades cometidas por los ateos no cuentan, porque no se cometieron “en nombre del ateísmo”. Los asesinatos de Sutherland Springs desmienten esa afirmación, como si las decenas de millones asesinados durante el siglo pasado  en el nombre del ateísmo no fueron suficientes explicitas. Como el jesuita Edward Oakes observa irónicamente: “¡Así que no es el ateísmo el único problema, solo los ateos!”

El problema que tienen los ateos con la reflexión sobre sus propias creencias es que no toman en serio (salvo algunas excepciones) su propio ateísmo.

Entonces, hagámoslo por ellos. Si el ateísmo es verdadero, lo siguiente es verdadero:

No hay Dios.
Nada causó todo sin ninguna razón.
No hay un propósito final para nada.
No hay vida después de la muerte.
Los seres humanos son solo animales.
No hay una moralidad objetiva (se sigue necesariamente de 1, 2, 3, 5).
No hay responsabilidad final (se sigue necesariamente de 1 a 6).
No hay libre albedrío (sigue de 5).
No hay culpabilidad o inocencia en un sentido moral (se sigue de 2, 3, 5, 6, 7, 8).

Estoy seguro de que puedes agregar algunos elementos más necesarios al Credo Ateo de Nicea.

Cuando se consideran los motivos del asesino de Sutherland Springs, incluido su odio hacia los cristianos, es obvio cómo su creencia atea proporcionó la  sustancia para convertir su odio en acción. ¿Qué tiene él  que temer? Cuando él está muerto (era claramente una misión suicida), no tendrá dolor, ni sufrimiento, ni responsabilidad, según las creencias ateas.

Si te preguntas por qué los ateos militantes de una variedad más dócil (ni mencionar que  la vasta y gran mayoría de nuestra sociedad) no contemplan las atrocidades de sus co-religionistas menos dóciles, esta es una de las razones: cualquier reflexión honesta sobre la creencia atea dejaría muy claro que el ateísmo, tomado en serio, no ofrece ninguna razón para no matar a inocentes que odian. El ateísmo es mucho más que la incredulidad en los dioses. El ateísmo es la negación explícita de la moralidad objetiva y la negación explícita de la responsabilidad final.

Esta es la razón por la cual el ateísmo es la ideología más violenta en la historia de la humanidad: Algunos ateos toman en serio el ateísmo.


Artículo originalmente escrito en inglés por el Dr. Michael Egnor

Crédito de la imagen: Emoro en Pixabay