¿El libre albedrío es una ilusión?

La negación del libre albedrío es un dogma del materialismo. Es esencial para la ideología materialista: si somos totalmente materia, y la materia está completamente gobernada por las leyes de la física, no hay lugar para el libre albedrío. Solo parecemos ser libres de elegir. En realidad, afirman los materialistas, somos robots carnales completamente a merced de nuestros genes y nuestro entorno.

Alfredo Metere, experto en física teórica y computacional, inteligencia artificial y ciencias de la computación, y un investigador científico de Berkeley, argumenta en la revista Cosmos que la astrofísica, y no solo la biología, confirma que el libre albedrío es una ilusión.

Metere:

La física se basa en la idea de que la naturaleza es mecanicista, lo que significa que funciona como una máquina. Una máquina es solo un sistema, y ​​por lo tanto, por definición, es una colección de elementos, cada uno de ellos con una función específica, posiblemente diferente, todos trabajando juntos para lograr un propósito específico, general para toda la máquina.

La física del siglo XVII se basaba en la idea de que la naturaleza es mecanicista, pero en el siglo XXI hemos dejado de lado esa ilusión. La esencia de la mecánica cuántica es que la naturaleza no es mecanicista (eso fue lo que perturbó a Einstein de la teoría cuántica). La naturaleza es un conjunto de estados potenciales traídos a la realidad mediante la observación.

La naturaleza no es una máquina
Heisenberg señaló que el mejor marco metafísico para la teoría cuántica era el hilemorfismo aristotélico: el colapso de la forma de onda cuántica por medición es similar a la reducción de la potencia para actuar por el intelecto activo. Para Aristóteles, la distinción entre naturaleza y máquinas era nítida: las máquinas tenían formas accidentales, no sustanciales. Los artefactos son ensamblajes de sustancias que no tienen una afinidad natural para trabajar juntas. La relación entre la naturaleza y las máquinas es analógica, en el mejor de los casos. La base metafísica del mundo cuántico sigue siendo tema de mucho debate, pero en esto todos los físicos cuánticos informados están de acuerdo: la naturaleza no es una máquina.

Después de afirmar que la naturaleza es una máquina, Metere invoca conjuntos musicales, longitudes de Planck, funciones continuas y fractales, y finalmente llega al Big Bang:

Si creemos en la Teoría del Big Bang, y la expansión continua del universo es una fuerte indicación de que dicha teoría debe ser correcta, el estado inicial del universo fue un punto único (conocido como singularidad) que luego se expandió al cosmos que conocemos y percibimos hoy, que, por supuesto, nos incluye… Si es así, hay una relación causal entre el Big Bang y nosotros. En otras palabras, no se permite el libre albedrío, y todas nuestras acciones son solo una mera consecuencia de ese primer evento. Tal punto de vista se conoce como “determinismo” o “superdeterminismo” (si se encuentra productivo reinventar la rueda).

Metere plantea la pregunta: ¿es cierto el determinismo? Es notable que él no sepa la respuesta. El determinismo ciertamente no es cierto, al menos el determinismo local en la naturaleza.

El determinismo es la teoría de que el estado del universo en cualquier momento determina completamente el estado del universo un momento después. Parecería que esta es una afirmación metafísica más que física: ¿cómo podría probarse empíricamente? Sorprendentemente, debido al trabajo del físico irlandés John Bell en la década de 1960 y los físicos experimentales que trabajan para él, el determinismo puede ser probado científicamente.

La naturaleza es indeterminada
El físico Brian Greene ofrece una excelente discusión sobre la naturaleza indeterminada de la física cuántica en el capítulo cuatro de su libro El tejido del Cosmos. De manera sucinta, los investigadores que usaron el conocimiento teórico de Bell sobre el entrelazamiento cuántico han demostrado que no existen variables ocultas locales deterministas. Esto significa que el estado final de las partículas cuánticas entrelazadas no está determinado por ninguna variable en el estado inicial. La naturaleza en su nivel más fundamental es indeterminada. Los estados de partículas unidas no están determinados por ninguna variable local en el momento de la separación.

La desigualdad de Bell y el trabajo experimental que la ha seguido demuestran de manera concluyente que el entrelazamiento cuántico, y por lo tanto la naturaleza, no está determinado, al menos localmente. Sigue existiendo la remota posibilidad de un determinismo no local, pero esa visión se considera marginal y es rechazada por casi todos los físicos que trabajan en este campo. Es un hecho científico que el determinismo en la naturaleza como comúnmente se entiende simplemente no es verdad.

Existen varias razones filosóficas y científicas, además de la naturaleza indeterminada de la física, para confirmar la realidad del libre albedrío, pero son para una ocasión futura.

Una afirmación demostrablemente falsa
Basándose en su afirmación errónea del determinismo, Metere concluye:

… [E]l libre albedrío es una ilusión inevitable para nosotros los humanos, debido a nuestra percepción subjetiva del universo, en lugar de su naturaleza más íntima.

¿Por qué un científico de la talla de Metere haría una afirmación tan demostrablemente falsa? ¿No tiene conocimiento del teorema de Bell y del trabajo experimental que siguió? (El teorema de la desigualdad de Bell se enseña en cursos de física de pregrado.) Si conoce la ciencia y no está de acuerdo con la teoría o el resultado, la honestidad lo obligaría a proporcionar una discusión sobre el estado de la ciencia y su desacuerdo con ella. Sin embargo, Metere simplemente hace una afirmación falsa, bajo el imprimatur de la pericia científica. La negación del libre albedrío basado en el determinismo es una confesión de ignorancia científica o es un engaño deliberado.

Tal ignorancia y engaño, lamentablemente, son las características del materialismo y la negación del libre albedrío.


Artículo publicado originalmente en inglés por Michael Egnor

Crédito de la imagen: insspirito, a través de Pixabay.